Lanzan código de buenas prácticas laborales para los trabajadores de la cultura

La precariedad laboral de los trabajadores de cultura “es un problema generalizado y profundo”, dicen, por lo que apuestan a cambiarlo informando y empoderando
Periodista: Diario El Centro – Fecha de Edición: 14 de Mayo 2016

TALCA.- Con el imperativo de aportar al cumplimiento de los derechos de los trabajadores de la cultura, el Proyecto Trama se inició en Chile hace tres años como una iniciativa financiada por la Unión Europea, con la colaboración del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. En un importante hito dentro de su misión, ayer dieron a conocer en la región un código de buenas prácticas laborales.

Se trata de un insumo que está disponible para las siguientes disciplinas: Artes Audiovisuales, Artes Escénicas, Música y Literatura, los cuales se pueden encontrar de manera digital en www.proyectotrama.cl/derechos.

GUANGAN, CHINA:  Workers assemble goods at a Hong Kong-China joint-venture factory manufacturing wigs and other hair products for export to Africa, Europe and the Americas, as well as the domestic market, 22 August 2004 in Guangan, in southwest China's Sichuan province. China is facing increasing pressure to create employment at a time when jobs are being wiped out at an unprecedented rate as state enterprises downsize and agriculture offers too few opportunities for work. AFP PHOTO/Frederic J. BROWN  (Photo credit should read FREDERIC J. BROWN/AFP/Getty Images)

El proyecto Trama también ha creado una Red de Trabajadores de la Cultura, que en la actualidad cuenta con más de 5.500 registrados y casi 3.500 participantes activos entre las regiones de Antofagasta, Valparaíso, Metropolitana y el Maule. Artistas, técnicos, gestores e intermediarios de las artes escénicas, audiovisuales, visuales, música y literatura, son participantes directos de actividades de capacitación, articulación y levantamiento de contenidos.

CUÁLES DERECHOS

En un seminario organizado ayer por el capítulo regional de Trama, se expusieron los detalles de este código ante un grupo de artistas y técnicos vinculados al arte. En la oportunidad la coordinadora regional, Carolina Loren, explicó la importancia de que los trabajadores del área cultural puedan tener presentes sus derechos y hacerlos valer.

“Como hablábamos aquí, un artista está haciendo una obra, tiene un accidente, y ni siquiera tiene derecho a comprar un bono. O hay un embarazo, lo que sea, y en esos momentos de crisis es cuando uno dice ‘estoy súper vulnerable’. Por lo tanto pensamos que éstos códigos que están hechos en un lenguaje amigable van a ser un insumo importante”, dijo.

Por su parte, la coordinadora de derechos y asociatividad del Proyecto Trama, Julieta Brodsky, explicó en cuáles derechos se está haciendo más énfasis en esta etapa. “Los contratos de trabajo es lo que menos se usa en el sector cultural, y tenemos una Ley específica para los trabajadores de artes y espectáculos que está incluído dentro del Código del Trabajo y es importante que esa Ley se empiece a utilizar en el sector”, indicó.

Otro tema, dijo, es el significativo desconocimiento en materia de derechos de autor, además de que en la actualidad se trabaja en lograr que se reconozca al artista como un trabajador.

TODOS CON CONTRATO

En el encuentro se dio a conocer el caso de Haydée García, actriz y directora maulina que mantiene dos compañías teatrales, y en las que todos quienes participan en ella tienen contrato.

“Yo contraté a los muchachos. Tenemos un elenco de cuatro personas. Hoy día pagamos sus cotizaciones por Previred. Están con seguro laboral, con la mutual. Pagamos AFP aunque no nos guste. Claro que ganamos menos del sueldo mínimo porque trabajamos 6 horas a la semana”, explicó. Agregó además que “es cuestión de voluntad”, ya que con cualquier proyecto Fondart, como es su caso, podría hacerse lo mismo.

El proyecto Trama culmina en enero del 2017. Al respecto Carolina Loren señaló que en estos tres años se ha trabajado en torno a “mostrar que la asociatividad es un camino posible, y es un camino efectivo para los trabajadores de la cultura, que la unión hace la fuerza. Que hay que desarrollar el músculo político para poder tener un cuerpo y proponer ideas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.