Trabajadores felices para la construcción de un Chile mejor

En estas últimas semanas el malestar generalizado de los chilenos ha dado la vuelta al mundo y, con toda seguridad, las manifestaciones quedarán escritas en los libros de historia. El bienestar de las personas hoy está en primer plano.

El «estallido social» o «despertar social» como lo han denominado diversos especialistas nos ha enrostrado la necesidad urgente de realizar cambios orientados a mejorar la calidad de vida de las personas que viven en Chile.

Cada trabajador, cada jubilado, cada paciente cuenta. No como un número, sino como una persona que siente, que tiene familia, aspiraciones y frustraciones y que busca cada día ser más feliz. Así lo creen en ZEM Bienestar Corporativo. «Muchas veces nos hemos preguntado, por qué las estaciones de trabajo son tan frías e impersonales ¿No debiera ser el lugar de trabajo un espacio que genere reacciones positivas? Por supuesto que sí», acotan las especialistas en bienestar laboral.

Hoy, Chile se enfrenta a un nuevo paradigma y en él podemos ver cada vez más cerca el hito histórico que significa pasar de trabajar 45 horas a 40 horas a la semana, un cambio permitirá que los trabajadores puedan destinar parte de su tiempo a cultivar la mente, practicar algún deporte, o tener más tiempo para compartir con su familia y amigos. Sin duda, una reforma que traerá impactos positivos en el desarrollo personal, profesional y también laboral. De acuerdo al análisis realizado por la OCDE, siete de los países con mayor PIB per cápita se ubican dentro de las primeras diez naciones con las jornadas laborales más cortas.

«De esta manera, podemos concluir que la felicidad del trabajador tiene un estrecho vínculo con la productividad y muchas empresas lo entienden. Por eso, desarrollan acciones orientadas a mejorar bienestar laboral y se preocupan de ejercer una jefatura de recursos humanos más cercana y empática», señalan en ZEM Bienestar Corporativo.

En las organizaciones modernas, que figuran en los rankings great place tu work no es raro ver la realización de coaching y actividades recreativas como gimnasia de pausa, masajes en silla e incluso jornadas de yoga, como estímulos que contribuyen al bienestar corporativo. Un equipo de trabajo feliz y un empleador comprometido con ese objetivo, puede ser determinante en el crecimiento de una empresa, pero también en el desarrollo económico de un Chile que, claramente, cambió.

Fuente: el Economista América

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *