La precariedad mata

Ante la continua sucesión de accidentes laborales mortales, UGT exige extremar la precaución y la vigilancia en el cumplimento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Hemos demandado a la Inspección de Trabajo reforzar las campañas y que investigue si ha habido falta de medidas de seguridad en los accidentes mortales de esta semana que se han cobrado la vida de cinco personas. La falta de coordinación parece clave en el accidente de la coopertiva de Paniza, así como la ausencia de medios que los trabajadores debían tener a su disposición, pero también la falta de formación.

Tres trabajadores fallecidos en las Bodegas Paniza, un transportista muerto al colisionar dos camiones a la altura de Pedrola (Zaragoza) y otros dos cadáveres en Arcos de Salinas (Teruel) es la terrible estadística de la siniestralidad laboral en el arranque del verano.

Respecto al accidente mortal en Bodegas Paniza, el sindicato ha pedido averiguar si los trabajos de mantenimiento y limpieza cumplían con la normativa laboral y si disponían del preceptivo equipo de protección individual para trabajar en recintos confinados. Igualmente ha exigido conocer si las víctimas habían recibido la formación en prevención de riesgos laborales necesaria para desarrollar estas tareas.

Los empresarios deben de extremar la aplicación de medidas para evitar riesgos que pongan en peligro la seguridad o salud en el trabajo y el cumplimiento estricto de la ley de prevención de riesgos laborales.

Es duro recordar que aún mueren dos personas al día de media a consecuencia de su trabajo. Por eso, exijo priorizar en la agenda política la Seguridad y Salud laboral y reclamar al futuro Gobierno abrir la mesa de diálogo social en esta materia, así como la aprobación de medidas para prevenir los riesgos laborales. Una figura clave es la figura del delegado territorial de prevención que ya está en otras comunidades autónomas.

El sindicato también recuerda que los accidentes de tráfico, junto con las muertes por infarto y derrame cerebral, constituyen las principales causas de los accidentes mortales. Causas potenciadas, a su vez, por condiciones laborales precarias, con jornadas largas, bajos salarios y un alto estrés. Desde la última reforma laboral la precariedad esta más que presente en los malos resultados de la siniestralidad laboral.

La siniestralidad laboral sigue al alza, por desgracia.

Durante el pasado año hubo 652 fallecidos, 34 muertos más que en 2017 y se registraron más accidentes 1.333.002, 10.993 más). De no adoptarse medidas drásticas parece que esta tendencia se puede repetir en 2019.

No quiero criminalizar a nadie, no pretendo que nadie vaya a la cárcel, pero tampoco que nadie pierda la vida en un accidente de trabajo, donde va a ganársela. La precariedad mata y la falta de inversión y concienciación ayuda a ello.

Fuente: El Periódico de Aragón (España)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.