Reclaman a las empresas sentido común para trabajar a pleno sol durante una ola de calor

El coste de las empresas por trabajador cae el 0,8 por ciento al cierre de 2016
EFE

Cada año se repiten nuevos casos de trabajadores que, o bien fallecen, o son hospitalizadas mientras trabajan en Extremadura a causa de las altas temperaturas. Ante el riesgo de sufrir un golpe de calor en el ‘tajo’ los sindicatos reclaman sentido común.

No existen protocolos que limiten una franja de temperatura máxima para quienes están expuestos a pleno sol, aunque la normativa sí que marca que ante situaciones adversas y de estrés térmico debe pararse de inmediato.

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales recoge en concreto que el trabajador tiene derecho a la protección de su seguridad y su salud, y para ello las organizaciones sindicales instan a la inspección de trabajo a que redoble esfuerzos. Señalan a situaciones que ponen en riesgo la vida, sobre todo en sectores como el campo o la construcción.

Además las empresas están obligadas a proporcionar agua y líquidos fríos, así como gorras, sobreros y protección solar.

El golpe de calor

Se produce con temperaturas superiores a los 40 grados, cuando el cuerpo no puede controlar su temperatura corporal por un exceso de carga térmica. Puede provocar hasta la muerte.

La tarea debe pararse de inmediato si la persona siente que su cuerpo, o su forma de trabajar, están sufriendo los efectos de las temperaturas. Debe retirarse del sol ante mareos, convulsiones o calambres. También debilidad muscular o dolor de cabeza.

La mejor opción frente a cuadros de esta naturaleza es una llamada al 112, para que los servicios de emergencias atiendan a la persona cuanto antes.

La sobrecarga térmica es una amenaza para obreros y agricultores

Alberto Franco, de Comisiones Obreras, señala que lo normal en días de alerta por calor sería evitar la exposición en las horas centrales del día. O bien reducir la jornada para recuperarla a la semana siguiente, o a lo largo del año. Es algo sencillo, que no tiene por qué interferir en el trabajo, porque las olas de calor no duran más de dos o tres días.

Aboga por aplicar el sentido común, y ser conscientes de que un albañil no puede estar en un tejado a las tres de la tarde en plena alerta meteorológica. En el campo, o en el sector de la construcción, no es posible poner un ventilador, pero sí comenzar la jornada antes, y abandonar el tajo antes también.

Son unas excepciones que a su juicio deberían incorporarse a los convenios colectivos. 

Trabajar a más de 40 grados

UGT Extremadura reclama a las empresas que adopten medidas de seguridad. Coincide en que el aumento de la temperatura ambiental a índices superiores a 40ºC, junto a una ventilación insuficiente y en puestos de trabajo ejercidos al aire libre, pueden ser un cóctel letal en algunos casos.

Señala a la necesidad de respetar la normativa vigente en casos de estrés térmico, y en concreto el RD 486/1997 sobre Disposiciones mínimas de seguridad y salud en los puestos de trabajo.

Como medidas preventivas, apunta a la necesidad de hidratarse continuamente y realizar descansos a la sombra. También reducir la exposición al sol en las horas de más calor, adaptando para ello los horarios.

Fuente: EL Diario (España)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.