La salud en el trabajo: una responsabilidad de todos

antener hábitos de vida saludables en escenarios laborales no es una decisión individual, sino que involucra también a las instituciones empleadoras para crear un entorno que contribuya a la calidad de vida. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al entorno laboral saludable como “aquél en el que los trabajadores y jefes colaboran en un proceso de mejora continua para promover y proteger la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores y la sustentabilidad del ambiente de trabajo”.

La construcción de un buen escenario para el ejercicio de la actividad y para mejorar la calidad de vida es interdisciplinario: intervienen en él licenciados en Nutrición, en Recursos Humanos e ingenieros especialistas en seguridad, además de las distintas profesiones que ejercen puestos de responsabilidad en las compañías.

Parte del proceso involucra evitar riesgos habituales en las empresas. Entre ellos están los químicos, físicos, biológicos y ergonómicos. Entre los físicos, por caso, por ejemplo, está la exposición al calor o al frío.

Los límites térmicos y su efecto sobre las personas varían según la actividad que se realice: no es lo mismo en una persona que está en un escritorio que en alguien que está hombreando bolsas.PUBLICIDAD

Hay trabajos en los que la tensión de los sentidos es permanente, al igual que las situaciones desafiantes. Hay que hacer un estudio del puesto de trabajo con matrices pre-armadas con todos los riesgos físicos y ergonómicos. Hay que evaluar la iluminación y la carga mental. Todo puesto de trabajo tiene que estar analizado y se tiene que adaptar a la persona no es la persona la que se tiene que adaptar al puesto.

Fuente: La Voz (Argentina)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.