Constructor: La seguridad puede ser la gran diferencia entre la vida y la muerte

Expertos aconsejan fijarse en la calidad de los implementos, la utilización correcta del arnés y la calidad de los zapatos de seguridad.


No se puede tapar el sol con un dedo. La construcción es uno de los empleos más peligrosos del país. Incluso, según cifras del Informe Anual de Estadísticas sobre Seguridad y Salud en el Trabajo de la Superintendencia de Seguridad Social (SST), este es uno de los rubros con más accidentes en el 2017, solo detrás de transporte, agricultura y pesca.
Por eso, para los maestros es importante que antes de comenzar cualquier trabajo en faenas se informe y eduque sobre cuáles son los mayores peligros en su área, y cómo poder evitar accidentes con la utilización de los implementos correctos.
Rodrigo Barahona, especialista senior de la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS), conversó con La Cuarta Constructor, con el fin de entregar los mejores consejos para evitar tormentosos accidentes que puedan terminar de la peor manera.
“Lo primero que debe hacer un trabajador en la construcción es conocer la actividad que va a realizar. Si hay un equipo de implementos, debe reconocer la forma correcta de utilizarlos, y en conjunto con ello los riesgos asociados a la operación”, aconsejó el experto.
Agregó que un maestro debe “reconocer el entorno en el cual va a operar. Muchas veces hay un equipo sobre una plataforma o un andamio. Si operan frente a una plataforma, esta debe ser estable y regulada en su conformación”.

Trabajos en altura 
Una de las actividades más peligrosas en la construcción es sin duda el trabajo en altura. Barahona explicó que lo más importante es colocarse bien el arnés.
“Lo que debe utilizar sí o sí un arnés de seguridad tipo A, que es anticaída y lo detendrá en ese caso, siempre y cuando exista una línea de hebilla regulada de acero y telón de fibra, correctamente anclado y rígido. Además, es importante estar amarrado de forma continua sin soltarse en la altura”, señaló.

Zapatos de seguridad 
Un elemento fundamental a la hora de comenzar a trabajar en la construcción es la utilización de un buen zapato de seguridad. César Ferreira, prevencionista de riesgos laborales del Instituto de Seguridad del Trabajo (IST), recomienda ponerse generosamente la mano en el bolsillo al comprar estos calzados.
“Hay zapatos de seguridad de nueve lucas que son malísimos, duros y hediondos. Un zapato más caro es de mejor calidad, por los materiales que lo componen. No necesita que sea tan pesado o tan robusto para que proteja. Para fijarse en un buen zapato debe ser bieléctrico. Eso se ve en la planta del zapato, que siempre tiene un símbolo que es de color azul. Así como el rojo es antideslizante y el amarillo significa que resiste hidrocarburo”, indicó el profesional.

(fuente: La Cuarta)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.