una problemática por visibilizar: Fuerza doméstica

El Perú acaba de ratificar su adhesión al Convenio 189 de la OIT. En los próximos 12 meses se tendrá que implementar, modificando la legislación, con el fin de hacer cumplir los beneficios a las trabajadoras del hogar.
Es uno de los sectores más informales. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Hogares 2016, el 94.9% de las trabajadoras del hogar son mujeres (364,776). Más de mitad de ellas (52%) son migrantes –llegaron desde provincias a las principales ciudades– en busca de oportunidades. Cuatro de cada diez trabajan más de 48 horas a la semana, 33.3% no ha completado la primaria y 14.4% no sabe leer ni escribir.
El 50% de ellas gana menos de la remuneración mínima vital. Hay quienes reciben 300 soles. Son las trabajadoras del hogar. Empleadas domésticas.

Y en Navidad, Fiestas Patrias o cuando cumplen más de cinco años de labores, los empleados aprovechan para despedirlas sin pagarles los beneficios sociales. Es fácil: denuncian que les han robado.

Adelina Díaz, dirigente de estas trabajadoras desde los setenta, muchas veces las acompaña a las comisarías, al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE), intentan resolver los casos por la conciliación y, por última instancia, ante el juez.

Exposición a la violencia

“Las trabajadoras del hogar son el sector con mayor exposición a situaciones de violencia. Hay un alto nivel de informalidad, falta de acceso a aseguramiento de salud y pensiones. A la fecha no tenían reconocido el derecho a la remuneración mínima. Debido a que ellas trabajan en los domicilios, muchas veces no tienen acceso a hacer las denuncias correspondientes”, dice Álvaro Vidal Bermúdez, director general de Derechos Fundamentales y Seguridad y Salud en el Trabajo del MTPE.

Lo que busca hoy el Estado es que se mejoren las condiciones y el estándar de vida de este sector laboral.

“Acá [Lima] en 1965 éramos esclavas al extremo. No nos pagaban, nos humillaban, nos violaban…”, recuerda Adelina Díaz. Desde la década pasada funciona el Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar del Perú (Sintrahogarp) y la Federación Nacional de Trabajadoras del Hogar (Fentrogarp), entre otras instituciones, con 12 bases a nivel nacional. Representan a 2,500 trabajadoras del hogar.

Seis delegadas peruanas, entre ellas Díaz, participaron del congreso realizado del 16 al 19 de noviembre en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, por la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar (FITH), para conocer sobre la realidad de los 51 países.

“En algunos países de África y América Latina, las trabajadoras del hogar simplemente no tienen ningún derecho”, dice María de los Ángeles Ochoa, del Sintrahogarp.

Legislación

Si bien la Ley 27986, Ley de las Trabajadoras del Hogar, data del 2003, para las dirigentes gremiales esta norma “es discriminatoria, porque dice que el contrato puede ser verbal o escrito. Y el 100% de los contratos son verbales. No dan garantías”.

Con respecto al Convenio 189 de la Organización Internacional de Trabajadores (OIT), desde junio del 2011 las trabajadoras han reclamado para que el Perú lo ratifique. Se logró el mes pasado.

Álvaro Vidal, del MTPE, recuerda que ahora corre el plazo de un año para implementar las modificaciones a la legislación y alinear nuestra política con el Convenio 189. También se considera los lineamientos para una nueva ley de empleadas del hogar. En este norte, el MTPE está formalizando una mesa con distintos actores, donde participan tanto las centrales sindicales como representantes de las trabajadoras del hogar, explica el funcionario.

Una tercera “medida concreta” tras la ratificación es la elaboración de un plan de acción de las trabajadoras del hogar 2019-2021.

Cuatro puntos

Las organizaciones reclaman sobre cuatro puntos básicos: ocho horas de trabajo, un sueldo mínimo vital, contrato de trabajo por escrito y la inspección en las agencias de empleo.

Piden que la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) supervice que las agencias de empleo pongan letreros con los beneficios que deben tener todas las empleadas del hogar. Además, las trabajadoras no deben pagar por este servicio (se calcula que las agencias cobran 500 soles a empleadas y el doble a las empleadoras, por una “colocación”). Vidal explica que este tipo de empresas de intermediación laboral (el término técnico que se utiliza) solo deben ver la contratación, pero deben de presentar un registro y no está permitido que cobren a las trabajadoras por estos servicios. “Es ilícito”. Dijo que lo dejará en claro este punto la nueva ley. (José Vadillo Vila)

El Convenio 189

El Convenio 189 fue adoptado por la OIT el 16 de junio del 2011 y entró en vigencia el 5 de setiembre del 2013. El Perú ratificó el convenio en noviembre último. Cuenta con 27 artículos y da muchos beneficios a trabajadoras adolescentes. Reconoce la contribución de los trabajadores/as del hogar a la economía mundial. Su ratificación por el Estado peruano permitirá apuntalar la igualdad laboral entre hombres y mujeres, e incorporar en las resoluciones judiciales sobre pensiones alimentarias el criterio del aporte sobre trabajo doméstico no remunerado, o la Ley N° 30709 que prohíbe la discriminación remunerativa por sexo.

Datos
1819 línea gratuita vs. violencia, acoso y hostigamiento sexual en el trabajo.
Además de alinear la legislación, se busca elaborar una nueva ley a favor de las trabajadoras del hogar.

Fuente: «El Peruano» (Perú)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.