Reseña histórica sobre la Seguridad Social en Chile

Revisaremos una breve reseña sobre el surgimiento de la seguridad social en Chile, ya que es necesario mirar hacia el pasado, detenernos un momento, contemplar, valorar y aprender de los procesos sociales, donde las y los trabajadores con convicción han hecho cambios profundos, basados en el ideal de mejorar la calidad de vida de las personas. Veremos el proceso histórico, hasta llegar a la actualidad, para comprender como se ha construido la seguridad social en Chile.
Afines del siglo XIX Chile experimenta enormes cambios económicos, basados en el sistema primario exportador con la producción de trigo, plata y la explotación del salitre, lo cual potencia la expansión de la industria, el comercio, la agricultura y el aparato estatal. La población comenzó a migrar a concentrarse en las localidades desde donde surgía el auge económico, formando colonias urbanas alrededor de los núcleos de producción que generaban trabajo, más no buenas condiciones de vida. Santiago fue el centro de la acumulación económica demandando mano de obra para nuevos servicios, como la construcción de obras públicas, empleos públicos, servicio doméstico etc. Este proceso y auge económico tuvo consecuencias en lo social, ya que la sobrepoblación, las malas condiciones de trabajo, los bajos sueldos, las enfermedades provocadas por las condiciones de insalubridad, el problema de la vivienda, el hacinamiento, y la inexistencia de un marco legislativo que regulara el crecimiento económico y que protegieraa las y los ciudadanos, desencadenó en lo que en la época se denominó “la cuestión social”. La elite y quienes dirigían el país fueron incapaces de responder a las necesidades de la población, marginándolos de los beneficios del crecimiento económico. Lo que obligó a la población empobrecida a exigir mejores condiciones laborales y de subsistencia, esto a través de paralizaciones y manifestaciones. Ante este escenario las y los trabajadores comenzaron a organizarse generando estrategias destinadas a proteger a las y los trabajadores y a sus familias en caso de accidentes laborales y muerte, de esta manera nacen las Mutuales y Sociedades de Socorro Mutuo, basado en la cotización directa de cada participante. Estas organizaciones que buscaban solidarizar con las problemáticas que como trabajadoras y trabajadores les aquejaban, dieron paso al surgimiento de diferentes movimientos sociales y los primeros partidos políticos obreros.

Podemos ver reflejado este proceso donde las y los trabajadores al ver su desamparo, comienzan a organizarse de manera autónoma, en un principio basado en la conciencia de clase para luego politizar el movimiento, en las palabras de Carlos Marx en el Libro “El Manifiesto Comunista” (1848), describe este proceso de la siguiente manera, “Así, el desenvolvimiento de la gran industria socava bajo los pies de la burguesía el terreno sobre el cual ha establecido su sistema de producción y de apropiación. Ante todo produce sus propios sepultureros”.
En el año 1924, Chile institucionaliza la seguridad social creando la Caja de Previsión de Empleados Particulares y la Caja del Seguro Obrero Obligatorio, ambas basadas en un sistema de reparto proveniente de las y los trabajadores contratados, empleadores y el Estado. Las previsiones cubrían indemnizaciones por accidentes de trabajo y pensiones por fallecimiento de las y los cotizantes. Con el tiempo se agregaron nuevas prestaciones como la asignación familiar y el seguro de cesantía. Y también se puso el acento en la Construcción de consultorios y postas.
Constitución 1925: La protección a las Obras de Seguridad Social. Se amplía la cobertura de la seguridad creando nuevas normativas e instituciones como por ejemplo: La ley de medicina preventiva (1938), el servicio de seguro social y el servicio nacional del país (1952), entre otros.
“Art. 10.- La Constitución asegura a todos los habitantes de la República: 14.º La protección al trabajo, a la industria, y a las obras de previsión social, especialmente en cuanto se refieren a la habitación sana y a las condiciones económicas de la vida, en forma de proporcionar a cada habitante un mínimo de bienestar, adecuado a la satisfacción de sus necesidades personales y a las de su familia. La ley regulará esta organización.”
El 23 de enero de 1968 se promulgó la Ley Nº16744 de Accidentes de trabajo y enfermedades profesionales que declaró obligatorio el Seguro Social contra Riesgos de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales, en la forma y condiciones establecidas en dicha ley, la que ha tenido modificaciones y actualizaciones relacionadas con la aplicación de la normativa.
1970, El Nacimiento del derecho Constitucional a la Seguridad Social.
“Art. 10.- La Constitución asegura a todos los habitantes de la República: 16.º- El derecho a la seguridad social. El Estado adoptará todas las medidas que tiendan a la satisfacción de los derechos sociales, económicos y culturales necesarios para el libre desenvolvimiento de la personalidad y de la dignidad humana, para la protección integral de la colectividad y para propender a una equitativa redistribución de la renta nacional. La ley deberá cubrir, especialmente, los riesgos de pérdida, suspensión o disminución involuntaria de la capacidad de trabajo individual, muerte del jefe de familia o de cesantía involuntaria, así como el derecho a la atención médica; preventiva, curativa y de rehabilitación en caso de accidente, enfermedad o maternidad y el derecho a prestaciones familiares a los jefes de hogares. El Estado mantendrá un seguro social de accidentes para asegurar el riesgo profesional de los trabajadores. Es deber del Estado velar por la salud pública y el bienestar higiénico del país. Deberá destinarse cada año una cantidad de dinero suficiente para mantener un servicio nacional de salud, y […]”.
En 1980, en plena dictadura se redactó una nueva Constitución la cual nos rige hasta hoy en día, y que en materias de seguridad social se basa en la libertad, eficacia, seguridad y justicia individual.
“Artículo 19. La Constitución asegura a todas las personas: 18. El derecho a la seguridad social. Las leyes que regulen el ejercicio de este derecho serán de quórum calificado. La acción del Estado estará dirigida a garantizar el acceso de todos los habitantes al goce de prestaciones básicas uniformes, sea que se otorguen a través de instituciones públicas o privadas. La ley podrá establecer cotizaciones obligatorias. El Estado supervigilará el adecuado ejercicio del derecho a la seguridad social;”.
En 1981, se crea el Sistema de Pensiones de Capitalización Individual, donde cada trabajador y trabajadora activa, ahorra un porcentaje de su sueldo mensual, el cual es administrado por empresas privadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).
Año 2008, Reforma previsional al Sistema de Pensiones. Las Cajas previsionales pasaron a ser administradas por el Instituto de Normalización Previsional (INP) en 1982, el cual en el año 2008 pasa a llamarse Instituto de Previsión Social.
Actualmente antes las deficiencias que evidencia el sistema de seguridad social que como ya hemos visto a sufrido importantes cambios a través del tiempo, y uno de sus casos emblemáticos y donde se ha evidenciado sus nefastas consecuencias es el Sistema de capitalización individual administrado por las AFP, teniendo como resultado que las y los pensionados deban subsistir con bajas pensiones. Ante esta y otras problemática con respecto al respaldo estatal en cuanto a seguridad social, el Estado ha tenido que crear un conjunto de leyes, políticas y medidas de protección social a las cuales se les denomina Sistema de Previsión que protege a las y los ciudadanos en caso vejez, desempleo, enfermedad, invalidez, accidentes de trabajo, maternidad o pérdida del sostén familiar, entregando diversos beneficios sociales.
• Los componentes del actual Sistema de Previsional en Chile son: Sistema de Pensiones, ante las contingencias de vejez, invalidez y muerte; Sistema de Pensiones, ante las contingencias de vejez, invalidez y muerte; Sistema de Salud, ante las contingencias de enfermedad y el embarazo; Seguro de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales, ante la seguridad y salud en el trabajo, y; Seguro de Cesantía, ante la contingencia de desempleo.

2011, Chile ratifica el convenio 187 de la OIT sobre el Marco Promocional para la Seguridad y Salud en el trabajo,

2016 – 2017, formulación y construcción de la Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo. Esta Política ha sido formulada sobre bases tripartitas y en un proceso inédito de amplía participación de los actores regionales, se sustenta sobre los principios de prevención, universalidad, solidaridad, integralidad, unidad de acción y coordinación, equidad, gestión de los riesgos laborales y mejora continua, consagrando el respeto a la vida e integridad física y psíquica de los trabajadores como un derecho fundamental.
Toda esta gestión se encuentra en pleno proceso de desarrollo y a la espera del paso final para el efectivo cumplimiento de la Política, la cual promoverá el desarrollo de una cultura nacional de prevención en materia de seguridad y salud, que contribuirá a la protección de los trabajadores mediante la prevención de los riesgos laborales. Este programa incluirá objetivos, metas e indicadores de progreso que ayuden a alcanzar progresivamente el objetivo de un medio ambiente de trabajo seguro y saludable.

Es importante reflexionar sobre el rol del Estado Subsidiario y la evolución de la seguridad social, si en este materia el Estado Chileno ha actuado de manera eficaz en cuanto a cubrir las necesidades en torno a la seguridad social de manera digna y tal como la Organización Internacional del Trabajo define a la Seguridad social como un Derecho Humano, teniendo en cuenta además la creciente cantidad de trabajos informales, la privatización de ciertos servicios como el de salud, y la administración de los fondos de pensiones, han convertido a la seguridad social en un bien de mercado, donde quien más tiene, más oportunidades tienen de vivir una vida digna, ya que no está garantizado por el Estado.

Ante este escenario es que la Central Unitaria de Trabajadores ha iniciado la Campaña “Chile debe ratificar el Convenio 102” de la OIT sobre seguridad social,es el convenio faro de la OIT sobre este tema, puesto que es el único instrumento internacional, basado en principios fundamentales de seguridad social, que establece normas mínimas aceptadas a nivel mundial.Ahondaremos más sobre el Convenio 102 y la Campaña de la CUT en el próximo artículo.

Fuente: http://www.fielchile.cl/libros/libro1.pdf
http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-679.html

4 comentarios sobre «Reseña histórica sobre la Seguridad Social en Chile»

  1. Exelente reseña . Atraviesa diferentes fechas que marcaron el pais en respecto a este tema que sin duda no deja de ser o tener relvancia para la ciudadania. Ya que a todos no convocay deberiamos estar muy bien informados al respecto, porke si no se eata informado dificilmente tndremos conocimiento de los cambios , reformas y posturas de hoy frente al tema.

  2. La seguridad social nace de los propios trabajadores, como actores relevantes de su propia seguridad. Son las Mutuales y Sociedades de Socorros Mutuos las primeras en institucionalizar la seguridad social, piedras angulares y solidarias entre iguales. No fueron los patrones, tampoco fue el estado, fueron los propios trabajadores, con menos educación que ahora, los que dieron vida a esta institución, al ver la indefensión en que quedaban ante cualquier circunstancia adversa de la vida. Incluso más, llegaron a tener su propio Hospital, gestionado por ellos mismos, que funcionó hasta alrededor del año treinta. Pero la mano artera de quienes siempre pretenden quedarse con lo ajeno, sobretodo de los más débiles, le dieron el zarpazo a nuestra seguridad social en plena dictadura militar. Desde ahí en adelante los trabajadores se quedaron sin seguridad social, transformándola en seguridad individual, con los nefastos resultados para los trabajadores hoy día. Y digo los trabajadores, porque la clara intención fue sustraerle este derecho humano, y que su propio dinero se fuera a las manos de quienes les explotan. Ni siquiera esto respetó la dictadura militar y empresarial chilena, hasta el día de hoy, en que un estado inminentemente neoliberal y burgués hace con el dinero de los trabajadores lo que se le viene en gana.
    Le falta más análisis desde el comienzo mismo de la institución de la seguridad social, salvo que se pretenda dejar fuera de esta a todos los libertarios que la hicieron posible. La historia debe ser bien contada, si no , no es historia.

  3. Falto mencionar que la Constitución de la dictadura estableció un quorum de dos tercios para modificar las leyes sobre seguridad social, de alli que no sea posible cambiar el sistema de AFP, por ejemplo. Por eso mienten los que sostienen que el cambio de constitución no es un tema que le interese a la gente, de hecho hay muchas normas que no se pueden cambiar y que si interesan a la gente como por ejemplo el respeto de,los derechos fundamentales, incluidos los derechos económicos, sociales y culturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.